Devocional del



«Hijos de Sion, regocijaos y alegraos en el Señor vuestro Dios; porque El os ha dado la lluvia temprana para vuestra vindicación, y ha hecho descender para vosotros la lluvia, la lluvia temprana y la tardía como en el principio. Las eras se llenarán de grano, y las tinajas rebosarán de mosto y de aceite virgen.»   —Joel 2.23-24   La lluvia temprana que caía en invierno ayudaba a reblandecer la tierra para facilitar el trabajo de la siembra de trigo. La lluvia tardía, era la que caía en primavera y provocaba la dilatación del grano y aseguraba una buena cosecha. Dios promete a sus seguidores que tendrán prosperidad. Él te ayudará a que tu tengas todas las ventajas y situaciones favorables para que puedas prosperar en tu trabajo, tus negocios o cualquiera que sea tu fuente de provisión. ¡Dios promete a sus hijos, suplir las necesidades con abundancia!