Devocional del



«El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará.»  —2 Corintios 9:6

Todo el tiempo vamos por la vida sembrando semillas, aunque en ocasiones no estemos conscientes de ello. Sembramos al hacer el bien y sembramos al hacer el mal. Sembramos con actitudes, con acciones, con palabras, con ejemplo… sembramos mucho y sembramos poco. Lo que sembremos es exactamente lo que vamos a cosechar; la cosecha será de la misma especie de la semilla que escogimos sembrar y proporcionalmente a la cantidad. ¡El principio de la siembra y la cosecha, es infalible!