Devocional del



«Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar.» —Mateo 11:28   Jesús habló a la multitud y les hizo esta gran invitación. Y es la misma que nos hace hoy… Nosotros, los seres humanos, no estamos capacitados para cargar con asuntos tan pesados; el pecado y la culpa, son un ejemplo de ello. Cuando llegamos a los pies de Jesús, es cuando podemos dejar esas cargas que minan nuestra existencia y nos hacen tan miserables. Es entonces que podemos caminar y descansar en Él. ¡Ríndete a Jesús y experimenta una vida plena!